Petjades del diable a Xile

Oreste Plath, en la seva obra Geografia del mito y la leyenda chilenos (Grijalbo,1994) parla de la Patada del Diablo i diu:

"Varios obreros construían un fuerte en Corral. Uno de ellos era muy rendidor en el trabajo, a la vez que un tanto silencioso. No se sabía de dónde había llegao ni cuál era su nombre. En fin, sería uno de esos tantos pat'e perro.

A la hora del rancho, siempre sobraba el puesto que le correspondía al individuo aquel. Le buscaban; pero no se le encontraba en ninguna parte. Pronto las sospechas empezaron a actuar; y fue así como en cierta ocasión, los trabajadores hicieron una pequña cruz y montráronsela. El diablo, que éste era el personaje en cuestión, se enojó mucho; lanzó un puntapié y ahí quedó la señal, y reventó dejando el olor a azufre"

 

En un altre lloc, també parla de la "pata del diablo": "Entre San José de Maipo y Melocotón, en la piedra del cerro, está impreso profundamente el pie, porque aquí se apoyó para dar el salto sobre el río". D'aquesta llegenda en podeu trobar dues versions aquí i encara una altra aquí.

 

Anotem de passada que Plath també va recollir la llegenda de l'home de la lluna: es tracta de la forma d'un navegant que nho va aconseguit passar el Cabo de Hornos i que es va maleir i va dir "¡Qué demonios!, si no doblo el Cabo de Hornos, quiero estar sentado en la Luna por toda la eternidad". La nau es va enfonsar i el navegant, des de llavors, està assegut a la lluna. Per això, quan hi ha clar de lluna, els navegants diuen: ahí está en la Luna el navegante que no logró doblar el Cabo de Hornos.

Una versió de la primera llegenda la podeu trobar en el següent vídeo: